En el hospital San Andrés de Tumaco el médico Andrés Rojas, jefe de la unidad de cuidados intensivos, al ver la cantidad de pacientes que llegaban a diario solicitando atención decidió irse a vivir a uno de los vestidores del centro asistencial.

Desde hace 15 meses permanece allí siempre atento a cualquier emergencia que tengan los habitantes de Tumaco y diez municipios de la costa nariñense, en medio de la crisis por el covid-19.

“Sabía que los minutos contaban. Inicialmente vivía en un hotel, pero esos minutos eran vitales en la atención de un paciente, hacían la diferencia entre la vida y la muerte y ahí es cuando decido hablar con el agente interventor y decirle que hay que estar acá 24/7 para dar oportunidades de vida y así lo hacemos”, afirmó Rojas.

Con el apoyo del agente interventor ha logrado permanecer en las instalaciones del hospital y garantizar la atención de los usuarios que a diario van en busca de ayuda.

“Llevamos 4.875 casos, el año pasado la mortalidad no alcanzó un 6% y este año vamos al 4.8%”, afirmó.

El doctor Rojas ha superado las 10.000 horas de trabajo en Tumaco durante la pandemia y milagrosamente no ha resultado contagiado.

Fuente: Noticias rcn

publicidad publicidad