Una pena de prisión ejemplar pidió el procurador judicial contra el obrero de construcción Sebastián Mieles Betín, alias ‘El Costeño’, por su responsabilidad en el secuestro, violación y muerte de la niña Salome Segura Vega, en zona rural del municipio de Garzón en el 2020.

El depravado decidió allanarse a los cargos, en la audiencia preparatoria al juicio oral que presidía el Juez Primero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, en la que el Fiscal Cuarto Especializado de Neiva anunciaría las pruebas testimoniales, documentales y técnicas.

 

“Sustrajo a la menor, la retuvo llevándola a un sitio alejado…la accede carnalmente…consciente de que su víctima podría reconocerlo…procede a golpearla…dándole un trato cruel, inhumano y degradante…con el fin de callarla”, dijo el fiscal en la acusación contra el depravado.

 

Mieles Betín, será condenado como autor de los delitos de feminicidio agravado, secuestro simple agravado, acceso carnal violento agravado y tortura agravada. “Lesionó en múltiples ocasiones el cuerpo de la menor hasta dejarla inconsciente, con múltiples lesiones traumáticas contundentes y abrasivas en el cuerpo, asociados a lesiones sexuales traumáticas, que en conjunto generaron dolor y son consistentes de malos tratos, crueles e inhumanos dado por la agresión física y sexual de la que fue objeto…”, manifestó el fiscal en la audiencia de acusación.

 

La menor murió cinco días después de los vejámenes y golpes que sufrió al parecer a manos de Mieles Betín.

 

El delegado del ente acusador en la diligencia en la que aceptó los cargos del obrero, solicitó al juez que al momento de imponer la pena partiera de la mínima que son 500 meses (41 años y 8 meses).

 

Por su parte el delegado de la Procuraduría manifestó que debe imponérsele una pena ejemplarizante.

 

Mientras que el abogado defensor pidió al togado que al momento de estudiar la pena tuviera en cuenta que Mieles Betín no tiene antecedentes judiciales, además de que con su allanamiento a cargos está colaborando con la justicia y demostrando su arrepentimiento.

 

Obrero aceptó que violó, torturó y asesinó a niña en Garzón 8 13 julio, 2021

Murió por los golpes

 

La trágica muerte de la menor, de cuatro años de edad, ocurrió en una zona boscosa de la vereda Puerto Alegría en el municipio de Garzón, pasadas las 8:30 de la noche del lunes festivo 29 de junio del año 2020.

 

Mieles Betín, quien llevaba tres meses viviendo en la vereda y se ganó la confianza de la comunidad por los trabajos de construcción que realizaba, esa noche estuvo tomando bebidas embriagantes, salió a un lote aledaño a orinar y aprovechó para raptar a la menor que se encontraba jugando con otros menores, “mientras sus padres cerraban el supermercado de su propiedad”, señaló el fiscal en la acusación.

 

El obrero se llevó a la niña por la zona boscosa, pasó con ella por la quebrada de la vereda hasta llegar a una roca donde descargó a la niña, y la desnudó. “Le dejó únicamente con la blusa que cubría la parte superior de su cuerpo”, indicó el funcionario judicial.

 

Allí, Mieles Betín, abusó sexualmente en varias ocasiones de la menor, le mordió el rostro y la golpeó con los puños en la cabeza. “Los múltiples golpes en la cabeza de la niña generaron un trauma en la parte de atrás de la cabeza, lo cual produjo un sagrado intracerebral…”, explicó el fiscal.

 

Lo encontraron al lado de la menor

 

La ausencia de la menor en inmediaciones de la casa, alertó a su papá, quien en compañía de vecinos salieron en su búsqueda, encontrando una chancla de ella y un teléfono celular. “Fueron encontrados en el camino real que conduce a la quebrada, lo que motivó que las personas ingresaran tanto por la parte alta del arroyo, como por el sitio por donde ingresó el victimario con la menor”, señaló el delegado de la Fiscalía.

 

Johan Celis, amigo de la familia de la menor, sorprendió a Mieles Betín subiéndose los pantalones, con la boca untada de sangre y con la menor al lado, encima de una piedra. “El hombre al verse descubierto, alzó a la menor y le manifestó a Celis que la había encontrado”, sostuvo la Fiscalía.

 

El amigo de la familia de la menor, no creyó la versión del obrero, y sostuvieron una riña. “Mieles descargó la niña y se fueron a los golpes, sometiendo el victimario al testigo…”, manifestó el fiscal.

 

Agregó que las personas que estaban ayudando a buscar a la menor, llegaron al lugar y ayudaron a Celis a reducir definitivamente a Mieles Betín. “Lograron quitarle la fuerza y reducirlo, sacándolo del lugar amarrado con el apoyo de la comunidad y dejándolo a disposición de las autoridades…”.

 

Sostuvo el fiscal que la niña, malherida, fue auxiliada por las personas, la trasladaron a la unidad de urgencias del Hospital San Vicente de Paul en Garzón de donde fue remitida a una clínica privada en la ciudad de Neiva donde murió cinco días después por la gravedad de las heridas.

 

La menor además de las lesiones en sus partes íntima, presentaba cinco golpes contundentes con los puños, en la parte izquierda la cabeza. “Los múltiples golpes en la cabeza de la niña generaron un trauma occipital por contragolpe…por su severidad y secuelas neurológicas irreversibles, le desencadenaron su muerte…”, indicó el delegado de la Fiscalía.

Tomado de La Nación


publicidad publicidad