El pequeño Abiel Valenzuela Zapata, de tan solo 3 años, murió luego de que hiciera una reacción a un medicamento durante una visita de rutina al odontólogo.

"No esperábamos salir de allí sin un hijo", dijo su madre Nancy Valenzuela.

Todo ocurrió luego de que la semana pasada la madre del niño lo llevara a Tiny Teeth Pediatric Dentistry en Wichita, Kansas, a atenderse de una infección en sus dientes.

Cuando le pusieron una inyección, el pequeño lloró y su mamá trató de calmarlo diciéndole que todo iba a salir bien.

De acuerdo con el informe de la policía, unos tres minutos después de que el niño fuera sedado, el odontólogo trabajó en su mandíbula inferior y el pulso de Abiel comenzó a disminuir, así como su mejilla a hincharse.

Rápidamente al niño le hicieron una reanimación cardiopulmonar y fue trasladado de urgencia al hospital, donde murió más tarde.

"Como madre, sientes que le fallaste porque no hiciste nada para protegerlo", sostuvo la madre.

Por su parte Trevor Macy, portavoz de la policía de Wichita, dijo a KAKE-TV que "se cree que el niño tuvo una reacción inesperada a la medicina proporcionada durante el curso de sus procedimientos dentales".

publicidad publicidad