Los hechos se registraron en junio, luego que dos mujeres dieran a luz a sus hijos y estuvieran en la misma habitación.

La mujer identificada como Viktoria Ivanova de 34 años, quien dio a luz a su tercer hijo, estaba acompañada en la habitación por Alina Araslanova, de 29 años, una doctora que recibía a su segunda hija en ese mismo momento.

Según establecen medios locales, la mujer de 29 años habría tomado al bebé en las horas de la madrugada, fue a la ventana y sin motivo aparente lo arrojó al suelo. El recién nacido perdió la vida instantáneamente. 

De acuerdo con el medio NTV, las mujeres en encontraban en la misma habitación y mientras la compañera de Araslanova salió un momento de la habitación, la mujer aprovechó para cometer el crimen.

Los medios locales establecieron que Alina Araslanova había pasado anteriormente un tiempo en un hospital psiquiátrico por depresión y fue dada de alta antes del nacimiento de su hija.

Tras el hecho, el padre del menor asesinado afirmó que "Es nuestra voluntad que esta mujer sea perdonada, no queremos castigarla. Se debería permitir vivir su vida feliz. Hemos aceptado todo, no queremos que nadie sea castigado".

Después del hecho la mujer se ha sometido a nuevos exámenes psiquiátricos y las autoridades están a la espera de los resultados para resolver si es arrestada o ingresada a un hospital para recibir tratamiento obligatorio.

“Lo más difícil es despertarse por la mañana y darme cuenta de que esta es la realidad (…) Intento aguantar por el bien de nuestros hijos, pero no siempre funciona. A veces parece que no puedo hacer frente y quiero rendirme. Este sentimiento no desaparecerá, tendré que vivir con esto toda mi vida”, reveló Ivanova a la prensa rusa.

Fuente: La FM

publicidad publicidad