La alarma la encendió la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ( ICBF ), Lina Arbeláez, quien aseguró que este año han identificado cientos de casas webcam dedicadas a ofrecer servicios sexuales con menores de edad.

"Se está dando el sexo por supervivencia entre niños, niñas y adolescentes. Aquí tenemos información que están llegando a cobrar 3.000 y 4.000 pesos a quienes tienen sexo con niños y niñas", precisó la funcionaria.

Agregó que varios de estos establecimientos webcam ya fueron ubicados por la Policía y el Ejército para ser intervenidos.

"Toda nuestra institucionalidad va a ir por ellos y vamos a hacer un replanteamiento para, desde el ICBF, liderar toda la estrategia de protección y garantías para restablecer los derechos de esos niños y niñas", explicó Arbeláez.

Para Red Papaz, más que la asistencia por parte de la fuerza pública, el ICBF debe reforzar los programas de atención social para estas jóvenes víctimas, pues muchas recurren a la webcam por necesidad.

"Es el sustento económico para sobrevivir. Tenemos mucha de esta población involucrada que es migrante, que ya tiene unas condiciones de vulnerabilidad adicionales", asegura Judy Benavidez, de Red Papaz.

Expertos advierten de las consecuencias penales que pueden tener los adultos que promuevan estas prácticas con menores de edad, incluso, la cadena perpetua.

publicidad publicidad