Una mujer de 34 años les dio pistas a la Policía sobre el hombre responsable de su tragedia, antes de que muriera envenenada por ingerir una botella de agua que él le obligó a tomar en un cine de La Paz, en Bolivia. Se trataría de su exesposo.

La pareja se encontró en el sitio público para que el señalado feminicida le diera dinero a su víctima para comprar una tableta al hijo menor de edad de ambos.

“El hombre habría llegado con dos botellas de agua, una para ella y la otra para el niño. La versión del menor señala que el sujeto obligó a beber a Noemí (nombre de la víctima) bajo la amenaza de que sería el niño quien lo haría, le entregó dinero y se fue, momentos después la mujer empezó a convulsionar”, reveló el fiscal de Delitos Contra la Vida de la ciudad de El Alto, Favio Maldonado, al medio Unitel.

Poco después, la mujer envenenada empezó a convulsionar en el cine y fue trasladada de inmediata a un hospital.

“Mi esposo me dio esto a beber, me ha envenenado”, dijo la mujer a los médicos, y les entregó una botella plástica con un poco de agua y una sustancia desconocida.

El informe de la autopsia detalló que “la causa de la muerte fue por edema pulmonar, obstrucción de vías aéreas por contenido gástrico y asfixia mecánica por broncoaspiración secundario a intoxicación por ingesta de sustancia química indeterminada”.

El señalado feminicida, de 40 años, es buscado luego de que su expareja falleciera envenenada.

Fuente: noticias caracol

publicidad publicidad