Una niña de 2 años murió tras caerse de un poni. La menor de edad se encontraba cabalgando al lado de un grupo de cacería en Yorkshire, Inglaterra.

 

Tras el accidente, las personas que la acompañaban llamaron a los servicios de emergencia.

 

Pese al esfuerzo de los paramédicos que arribaron al lugar, la niña de 2 años murió por la gravedad de sus heridas.

 

Miembros del club de cacería comentaron al tabloide Mirror que se encontraban “devastados” por la muerte de la niña de 2 años y que se “unirán” para afrontar la tragedia.

 

Además, enviaron un mensaje a los allegados expresando las condolencias: “Nuestro sentido pésame a todos los afectados. Pedimos que respeten la privacidad de la familia”.

Fuente: Noticias Caracol

 


publicidad publicidad