El estadounidense Tyrone Clark ha pasado 47 de sus 66 años en la cárcel debido a que una mujer, Anne Kane, lo acusó de secuestro, asalto y violación en 1973, informa el medio internacional GBH.

Clark, un hombre afroamericano que fue enviado a prisión a los 18 años, siempre sostuvo su inocencia, pero no fue sino hasta ahora que el caso se volvió a abrir después de una confesión de la mujer: Kane, de 71 años, declaró que se equivocó de agresor y que en parte esto se debió a que en esa época trató de no mirar a su atacante.

La confusión también se dio porque según Kane —una mujer blanca—, en ese entonces conocía a muy pocas personas afroamericanas y eso limitó su capacidad para identificar al hombre que abusó sexualmente de ella.

Sumado a lo anterior, GBH indicó que también hubo grandes fallas durante el proceso contra Clark, pues, por ejemplo, se perdieron varias pruebas valiosas con las que se hubiera podido descartar la culpabilidad del estadounidense.

Además, el hombre tenía varias coartadas para probar su inocencia en este caso, pero ninguna de ellas convenció al jurado, de ahí que fuera sentenciado a prisión.

Jeffrey Harris, abogado del estadounidense y quien lucha desde 2017 para probar la inocencia de su defendido, señaló que Clark "fue condenado por un jurado compuesto exclusivamente por blancos sobre la base de identificaciones entre razas".

Ahora, tanto el abogado como su defendido esperan que esta vez sí se haga justicia.

publicidad publicidad