La historia de Roxana Ruiz, una joven de 21 años de edad que habría matado con sus propias manos a su violador, ha generado polémica a nivel mundial.

Familiares de Roxana Ruiz, originaria del sureño estado de Oaxaca, México, piden libertad para esta joven, que se encuentra en la cárcel tras matar a un hombre que la habría violado.

La joven enfrenta un juicio y en las últimas horas se canceló una audiencia en la que iban a decidir si permanecía en la cárcel o recuperaba su libertad.

Desde el centro de detención en México, Roxana escribió una carta en la que relató que el 8 de mayo al terminar su jornada laboral en un puesto de papas fritas, salió con unas mujeres que trabajaban frente a su negocio, quienes la invitaron a tomar unas cervezas.

“No tengo casi amigas y accedí. Ese fue el peor error (…) Solo tomé una cerveza y les dije que me iba”, relató.

En ese momento, apareció un hombre que ella solo conocía de vista y se ofreció a acompañarla hasta su casa: “Cuando llegamos se puso necio. Me insistió en que vivía muy lejos, que lo dejara quedarse a dormir en mi cuarto”, explicó en la misiva.

“Me empezó a quitar la ropa, me golpeó, me violó. Yo estaba en shock. Pasé momentos horribles, sentí su aliento, sus manos, cuando me penetró”, escribió.

Para defenderse lo golpeó en la nariz y poco después de que él la amenazara de muerte, ella tomó una camiseta y lo asfixió.

En la carta afirma: “No quería que él lastimara a nadie más. Me sentí sola, denigrada”.

publicidad publicidad