En Australia una madre identificada como Brooke Evelyn Lucas, de 26 años, envenenó a su bebé de 13 meses con cloro, porque no podía dormir.

Según la información que se dio a conocer el menor permaneció llorando en su lecho hasta altas horas de la noche, por lo que su madre por desesperación le dio cloro sobre el tubo de alimentación.

El bebé tiene secuencia de Pierre Robin, lo cual es una condición que genera la obstrucción de oxígeno y alimentación. Dado lo anterior, el bebé requiere de atención todo el tiempo.

Se informó que la madre del menor permaneció a su lado observando como su hijo vomitaba y convulsionaba, antes de llamar a los servicios de emergencia.

El bebé continuó vomitando en la ambulancia, además, permaneció hospitalizado por 17 días, a pesar de ello, logró sobrevivió y ahora vive con sus abuelos.

De igual manera, se reveló que cuando Lucas llamó al servicio de emergencias culpó a la hermana mayor de la víctima del envenenamiento. Posteriormente, al paso de dos semanas confesó la verdad.

Brooke Evelyn Lucas fue acusada de poner en riesgo la vida de su hijo

publicidad publicidad