Aleja Torres, modelo webcam y creadora de contenido, quien levantó una polémica tras caminar en ropa interior y atada con cadenas en el sector de Provenza, en Medellín, se pronunció ante las críticas que ha recibido en los últimos días.

 

La modelo habló en entrevista con ‘W Radio’, y explicó que “no estaba haciendo ningún tipo de exhibicionismo en términos legales”.

 

Comentó que gente que le gritó en la calle, relacionando el hecho con el turismo sexual, ya que iba acompañada por su novio, un ciudadano holandés llamado Patrick. Explicó que habían “insinuado que ella era prepago y diciendo que él (su novio) era un posible turista sexual”.

 

Torres también afirmó: “Él en estos momentos se encuentra en un asunto de trámite con migración [...] Él a mí me estaba haciendo un favor porque la que finalmente trabaja con el contenido soy yo, entonces no veo el tema del machismo”.

 

Incluso, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, le pidió a Migración Colombia la expulsión del país de aquel turista e influencer por “dañar la imagen de Medellín y maltratar a las mujeres de la ciudad”.

 

Aseguró que el problema se generó tras la reacción de tres personas que, según ella, los atacaron verbalmente mientras caminaba junto a su pareja y una tercera persona les tomaba fotografías.

 

La modelo también aclaró que fue una puesta en escena que había sido su propia idea, cuyo objetivo era netamente publicitario, con el fin de ganar mayor tráfico en sus redes.

 

Sobre el tema, Torres agregó: “Estamos en un mes en el que todo el mundo sale disfrazado, en donde claramente en un par de semanas muchas mujeres estarán con la misma vestimenta que yo [...] Lo están tachando mal por la forma como yo iba vestida, lo cual no considero malo porque en ningún momento se me veían mis genitales, estaba completamente cubierta, estaba muy bien vestida”.

 

Respecto a las acusaciones que ha recibido en redes, relacionando el acto como alusión al trabajo sexual, dijo: “Realmente no estoy promoviendo ningún tipo de prostitución, yo menor de edad no soy, a mí no me estaban obligando”.

 

Y agregó: “Considero que, personalmente, mi valor, mi respeto y mi dignidad no me la dan las demás mujeres”.

 

Torres también mencionó que había sido multada por el ‘espectáculo’ de la noche del pasado viernes, día en el que sucedieron los hechos.

 

Finalmente, aseguró que no volvería a idear un ‘performance’ en la vía pública y que no se imaginó la reacción de los demás, ya que su objetivo era laboral.

Fuente: El Tiempo

­­­­­­­­­­­­­­

 


publicidad publicidad