Un extraño caso se presentó en Fortaleza, Brasil, donde un niño nació con una cola de 12 centímetros que se desprendía desde un glúteo, así lo documentó un estudio científico de Journal of Pediatric Surgery Case Reports.

 

Según los científicos, la extraña cola del bebé se debe a una "anomalía congénita rara", pues, además, de la cola se desprendía una bola de carne adherida al extremo "que representa un rastro embrionario".

 

Los médicos lograron determinar que la cola del bebé no afectaba el sistema nervioso y la lesión fue retirada sin incidentes. "Se realizó investigación de posible afectación neurológica, sin evidenciar afectación nerviosa en la ecografía".

 

Después de que le retiraran la cola al bebé, determinaron que la bola, de 4 centímetros de ancho, estaba hecha con "tejido adiposo, muscular y conectivo neural, además de grandes ramas vasculares y ausencia de tejido óseo o cartilaginoso, clasificado como verdadera cola humana".

 

Finamente, el documento científico afirmó que el bebé nació de 35 semanas de edad y el parto se presentó sin ninguna complicación, pero el pequeño nació con una cola humana real que por fortuna no causó ninguna complicación en su salud.

 

"La presencia de una verdadera cola humana en los recién nacidos es una anomalía congénita poco común y debe investigarse mediante exámenes físicos y radiológicos de manera integral", fue parte de la la conclusión de la investigación.

Fuente: Blu Radio


publicidad publicidad