El Comité de Bienestar Infantil de India atendió en días pasados el caso de una adolescente de 16 años, que vivía en condición de calle, quien afirma haber sido víctima de agresión sexual por 400 personas. Este caso ha vuelto a poner en el radar el alto índice de violencia de género en el país asiático.

La joven, cuya identidad se mantiene en el anonimato, narró que sufrió los lamentables sucesos en el distrito de Beed, en el estado de Maharashtra.

En sus declaraciones e identificación de los agresores, la víctima nombró a dos policías que también habrían abusado de ella. Según declaró, estaba pidiendo dinero en una parada de bus cuando tres hombres la atacaron y obligaron a realizar trabajos sexuales.

Las autoridades indias informaron que, si bien es difícil corroborar el actuar e identidad de los 400 hombres señalados, la menor víctima de agresión sexual ya identificó a 25 de ellos.

Gracias a las declaraciones, 8 hombres han sido capturados, incluido un menor de edad, y son relacionados con la violación de la ley de Protección de Niños contra Delitos Sexuales. Además, se registró un caso de matrimonio infantil, pues la joven de 16 años reveló que fue obligada a casarse cuando tenía 13 años.

El matrimonio, arreglado por el padre de la menor, quien también habría abusado de ella, fue con un hombre de 33 años que la agredía sexualmente, lo que la llevó a huir de ambos hogares y vivir en la calle.

Yogita Bhayana, defensora de los derechos de las mujeres, calificó el caso de violación como “el más trágico de la historia.”

publicidad publicidad