Título
Título
Select Menu
Título Título Título
Select Menu
Título
Título
Título
Título
Título Título Título Título Título Título Título Título

Favourite

Actualidad

Pitalito

Región

Judiciales

Mundo

Deportes

Entretenimiento

Videos

Imagenes

» » » » » La increíble historia del colombiano que pasó 85 días a la deriva en altamar


Pitalito Noticias viernes, mayo 06, 2016



La historia

El 2 de febrero Javier y tres de sus compañeros, incluido el capitán de la pequeña embarcación, zarparon desde un punto, por ahora desconocido, en Ecuador. Llevaban la firme intención de hacer una buena pesca cerca del santuario marino protegido de la Isla Malpelo.

Pero la mala suerte los acompañó: una tormenta con fuertes vientos dañó el motor y fundió el radio de comunicaciones. Al ya trágico episodio se sumó que la pequeña embarcación no tenía localizador.
Con la esperanza a cuestas, los cuatro pescadores confiaron en que serían rescatados en pocos días. Por ello racionalizaron algunas provisiones que, aun así, pronto se agotaron. La rutina del vaivén de las olas se sumó al desespero que empezó a hacer mella entre los tripulantes que no veían una embarcación que los salvara. “Mis tres compañeros empezaron a desfallecer”, contó Javier.

Lo que vino después es casi inenarrable. Uno a uno  los tripulantes empezaron a perder la voluntad de vivir. El capitán se tiró al agua y no se volvió a saber nada de él. A otro de los compañeros lo venció la depresión y un día terminó muerto. Uno más intentó sobrevivir comiendo partes de su cuerpo, al final murió de hambre y sed, “fueron días horribles”, dijo tras su regreso el sobreviviente.

No puedo dormir


El mar en las noches podría ser, incluso, más terrible que en el día. La oscuridad es total y el constante golpeteo de las olas a la embarcación llena de miedo a cualquiera. Así, este hombre tuvo que soportar días enteros y noches interminables.

El agua lluvia combinada con residuos de gasolina fue su mejor aliado para evitar la muerte. “Yo recogía el agua en una poma en la que se almacena el combustible y comía aves y pescaditos que lograba sacar utilizando calamar de carnada”, les dijo este hombre a los rescatistas.

Con el paso de los días Javier sólo esperaba un golpe de suerte, el mismo que no tuvieron sus compañeros de viaje que quedaron atrás en el inmenso mar.

Para el día 85 el viento cambió a su favor. A lo lejos, a 2.300 millas de Honolulú (Hawái), Javier divisó un buque mercantil, el Nikkei Verde, que luego supo que tenía bandera china. El rescate fue simple y de inmediato recibió los primeros auxilios.

Su cuerpo estaba invadido por las llagas derivadas de su permanente exposición al sol. El médico del buque dictaminó que este hombre tenía anemia y una preocupante deshidratación. Aun cuando pudo salvarse, las huellas imborrables de aquella trágica experiencia lo atormentan. “Estoy bien de la mente, pero no puedo dormir en las noches”, se le oyó decir tras el rescate.

Los funcionarios del consulado colombiano en San Francisco (Estados Unidos) lo recibieron en Honolulú (Hawái, EE. UU.) este 4 de mayo, luego de hacer múltiples gestiones que incluyeron llamadas a China, solicitudes y permisos, ya que el náufrago se encontraba indocumentado.

De inmediato, el consulado “procedió a organizar su retorno a su país de residencia”, se lee en un informe de la Cancillería. El gobierno colombiano corrió con todos los gastos para que el hombre se reencontrara con su esposa en algún lugar de Ecuador, el país que lo acogió desde hace años. Una increíble historia que, seguramente, será narrada en algún escrito o contada en alguna película.

Lo más triste para este hombre es que retornó a un país que se está recuperando de una tragedia natural que dejó cientos de víctimas. Aun así, su historia es un bálsamo entre tanto dolor.

*Nombre impreciso para proteger su identidad.



«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua