T�tulo
T�tulo
T�tulo T�tulo T�tulo T�tulo T�tulo Publicidad

Header Ads

Consuelo Córdoba, la mujer que desistió de la eutanasia luego de abrazo con el papa Francisco



En 2001 fue quemada con ácido por su expareja y, por la complejidad de las heridas, se truncó su sueño de ser estilista profesional. Ahora padece toxoplasmosis cerebral y por tal razón quería acabar con su vida

Consuelo Córdoba estaba decidida a acabar con su vida. Desde el 24 de junio de 2001, cuando su exmarido, Dagoberto Ensuncho, la quemó con ácido sulfúrico y le deformó completamente su rostro, ha tenido que padecer un calvario y vivir, prácticamente, de la caridad de otros. 

Su sueño de convertirse en estilista profesional se truncó y sentía que ya no tenía motivos para seguir dando la pelea a las diferentes enfermedades que padece. Luego de 87 cirugías y de sufrir constantes humillaciones y discriminaciones, tenía la ilusión de reconstruir su vida y conseguir una casa propia, como se lo había prometido a ella misma desde niña.



Pero, por el estrés generado del ataque y de subsistir de la ayuda de otros, con el paso del tiempo fue desencadenando otra enfermedad. La toxoplasmosis cerebral, es decir, una infección en el cerebro. Por tal razón, comenzó a hacer los trámites para aplicarse la eutanasia y “terminar con este sufrimiento”, como se lo aseguró a Noticias Caracol. La cita la tenía programada para el próximo 29 de septiembre.

Sin embargo, ella tenía un último deseo antes de morir: recibir la bendición del papa Francisco para poder descansar en paz. Y lo consiguió en la Nunciatura Apostólica en Bogotá. El máximo líder de la iglesia católica le dio una bendición y la convenció de que siguiera viviendo y luchando por sus sueños.

"Gracias a Dios se pudo dar este milagro. Me abrazó y le entregué el regalo. Estoy feliz, le dije que me iba a hacer la eutanasia, que me ayudara, y me dijo que no, que no iba a hacer eso.  Me aseguró que yo era muy valiente y que muy linda”, contó a Noticias Caracol, la mujer de 56 años.

Entre risas le aseguró al médico que le iba a aplicar la eutanasia que se quedara esperándola porque ella ahora está más viva que nunca, con sus ilusiones intactas de tener una casa propia y montar su salón de belleza.

En Colombia, las cifras por ataques con ácido a las mujeres son alarmantes. Según Medicina Legal, desde 2004 hasta 2016 se registraron 1.151 ataques. No obstante, hay muchos que no se conocen por el temor de las víctimas a denunciar.


Con la tecnología de Blogger.