La discusión, que empezó por el aire acondicionado, terminó con la acusada tras las rejas.


Hattie Reynolds llamó a la Policía para quejarse de que su nieta Janeen Williams, de 46 años, se la pasaba acostada en su habitación y que quería sacarla de su cama.

Sin embargo, la Policía tuvo que arrestarla a ella por violencia doméstica después de que admitiera que le había dado una reprimenda con el calzado en el rostro el pasado 5 de mayo.

"No tengo para pagar el aire acondicionado todo el tiempo para que ella esté a la habitación", dijo Reynolds a la Policía, según el diario The Daytona Beach News-Journal.

El jefe de policía de Daytona Beach, Craig Capri, dijo a la prensa que la nonagenaria no era una amenaza, pero que debía seguir la ley y arrestarla.

"La violencia doméstica es una ofensa muy grave y las manos de los agentes están atadas", agregó Capri.

Las autoridades señalaron que tuvieron las consideraciones debidas por su edad al arrestar a Reynolds y la dejaron libre tras pasar una noche encerrada después de que su nieta señalara que no va a presentar cargos.

Al salir Reynolds dijo que se sentía bien, que apenas le dolían los pies.


publicidad