La joven Mónica Tatiana Gaviria Hoyos fue sepultada la tarde de este martes luego de una sentida ceremonia religiosa oficiada en el templo San José, a donde acudieron amigos y familiares para dar el último adiós a esta joven madre a la que le fue arrebatada la vida de manera violenta por un hombre que se encuentra capturado.

Una vez concluida la ceremonia, su cuerpo fue cargado por sus allegados hasta su última morada en el cementerio local, donde se vivieron emotivos momentos de dolor y resignación por la pronta partida.