La menor de 13 años desapareció en el trayecto que va del apartamento de sus familiares, en un segundo piso, a la puerta el edificio.

El caso ocurrió en uno de los barrios residenciales de Barcelona, España.
Laia sufría de un autismo leve que nunca le impidió vivir con total normalidad. Todos los días salía a las 5:00 p.m. del colegio para ir a la casa de sus abuelos. Allí se quedaba dos horas hasta que su padre la recogiera.


El lunes 4 de junio, la rutina de Laia se llevaba a cabo como de costumbre. Tanto así, que a las 6:50 p.m. su papá la llamó para que bajara porque ya estaba llegando. La menor se despidió de sus cuidadores y salió. 


Varios minutos pasaron sin señas de la pequeña. El papá de la niña se impacientó y llamó a los abuelos. Estos, muy extrañados, le dijeron que la menor ya se había ido. Pensando en que Laia se hubiera desubicado y salido a hurtadillas, este recorrió con detenimiento el camino desde el edificio hasta su hogar. No la encontró por ningún lado. 


Fue en ese momento en que la familia salió a buscarla por las inmediaciones del lugar. Al no hallarla, pusieron la denuncia ante los Mossos d´Esquadra -Policía de Cataluña-. 

Tras varias horas, los familiares de la pequeña decidieron preguntarle a cada uno de los vecinos si la habían visto. Ninguno da razón. Según las autoridades, el ocupante del apartamento del primer piso "tuvo un comportamiento raro cuando se le pregunta por Laia".

Al no tener ninguna pista, los tíos de la menor volvieron a interrogar al vecino del primer piso. El hombre no les respondió y se puso muy nervioso cuando los familiares comenzaron a gritar el nombre de Laia. Ante el actuar extraño, estos irrumpieron a la fuerza en el apartamento.

Allí encontraron el cadáver acuchillado de la pequeña bajo un colchón. Los Mossos tuvieron que intervenir para proteger al presunto asesino de la reacción violenta de los tíos.

“¡Yo no he sido!, ¡yo no he sido!”, fue la única respuesta del señalado homicida que se había mudado al edificio tan solo unos días atrás.
El caso fue llevado ante el juzgado de guardia Vilanova y está siendo investigado por la División de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra. Se desconocen los móviles del asesinato y si la menor fue violentada sexualmente. 


publicidad