Así lo decidió un juez de garantías en la Capital Diocesana del Huila, luego de que el presunto homicida se entregara a la Policía y fuera dejado a disposición de la Fiscalía.
Sotelo, fue presentado al juez de garantías ante quien el fiscal del caso que le imputó el delito de homicidio, por hechos ocurrido el pasado viernes 15 de junio del 2018 donde perdió la vida Urriago Urriago.
El asesinato del joven, ocurrió cuando Luis Alfredo se encontraba en un asado con su novia frente a la casa de ella, en un sector residencial de la localidad garzoneña, cuando de repente llegó Urriago Urriago, quien había sostenido una relación sentimental con la mujer.
Allí, el exnovio comenzó a agredir verbalmente a la pareja, por lo que Sotelo se paró e intervino, sosteniendo una riña. “La expareja de la mujer, agredió a su actual pareja…”, dijo el coronel Johanes Bejarano Jamaica, subcomandante  de Policía en el Huila.
En medio de la riña, Sotelo le propinó una puñalada a Urriago Urriago, causándole graves heridas que le provocó la muerte minutos más tarde en el Hospital Departamental San Vicente de Paul del municipio de Garzón.
Sotelo, 29 días después del crimen, decidió entregarse a las autoridades tras la orden de captura en su contra expedida por el Juzgado Segundo Promiscuo Municipal de Gigante con Funciones de garantía.
“El sujeto se enteró que tenía orden de captura y se entregó a las autoridades, la fiscalía lo llevó ante el juez de garantías, quien decidió dejarlo en libertad  y que se presente periódicamente”, manifestó el coronel Bejarano.
En lo corrido del presente año se han presentado 65 homicidios, en comparación con el año pasado a la misma fecha se habían registrado 48. “De los homicidios presentados en este año se han esclarecido 17 y se han capturado 45 personas por este mismo delito”, indicó el oficial.