El final feliz del rescate del equipo de fútbol que quedó en el interior de una cueva en Tailandia desde el pasado 23 de junio por fin llegó. Esta mañana las 13 persona fueron conducidas por los rescatistas hasta el exterior del lugar donde familiares, autoridades y personal médico los esperaban.

Desde que fueron encontrados con vida, un gigantesco equipo de socorro trabajó durante dramáticas jornadas para llevarlos hasta la luz. El pronóstico no era el más esperanzador. Las condiciones físicas del lugar más el estado del clima, complicaban la tarea. Tanto, que uno de los buzos rescatistas falleció tras quedarse sin oxígeno mientras hacía un recorrido en la peligrosa ruta.


Sin embargo, desde este fin de semana, las autoridades que durante más de 15 días intentaron rescatar a los 12 menores y a su entrenador de fútbol, empezaron a entregar buenas noticias. En tres jornadas, los jóvenes  lograron salir del lugar en una arriesgada operación.

Todos están siendo atendidos en centros médicos. Aunque su estado es estable, deberán permanecer hospitalizados hasta que se recuperen de la falta de agua y comida con la que sobrevivieron durante más de dos semanas.

Por el momento, está descartado que puedan acudir a la final del Mundial en Rusia. Los pequeños futbolistas, habían sido invitados por la FIFA luego de que se conociera la noticia de su extravío para viajar este domingo al cierre de la competencia deportiva. Sin embargo, esta posibilidad ha sido negada por los especialistas que aseguraron que tendrán que seguirlo a través de televisión.

publicidad