En todo un calvario se ha convertido la atención médica que ha recibido el joven laboyano Kevin Alfonso Calderón Molina, mejor conocido por su familia y amigos como ‘Poncho’, quien lleva más de 2 meses luchando por vivir, además de librar una batalla contra las eps.

El pasado 6 de mayo del presente año Kevin Alfonso, sufrió un accidente luego de caer repentinamente desde su altura, cuando caminaba por la calle 10 con Carrera 4 de Pitalito, sus amigos tuvieron que auxiliarlo pues el joven pese a sufrir una caída que parecía normal, no respondía por lo que fue llevado al Hospital San Antonio.

Allí el reporte de los galenos, señalaba que ‘Poncho’ se cayó debido a un accidente cerebrovascular/aneurisma, ya que al caer se golpeó fuertemente la cabeza sufriendo contusiones, que le causaron un trauma craneoencefálico severo.

Tras una atención tardía por parte del personal médico, quienes suponían que el joven se encontraba borracho, finalmente fue llevado a sala de cirugía, donde fue inducido a un coma y fue llevado a la unidad de cuidado intensivos por cerca de 11 días, donde finalmente le fue ordenado un examen llamado  panangiografía cerebral, sin embargo para ello debía ser trasladado hasta la ciudad de Bogotá, pero por falta de espacio en el centro médico, terminó siendo remitido a Facatativá para que le realizaran el procedimiento en la clínica Medifaca.

“en ese lugar nos informaron que él, presentaba una infección de una bacteria intrahospitalaria que contrajo en Pitalito, aún no sabemos cómo contrajo eso" Indicó un familiar.

Allí Kevin Alfonso permaneció 44 días en cuarentena recibiendo antibióticos para combatir una bacteria que al parecer había contraído en el hospital de Pitalito.

 Desde entonces el joven empezó a vivir un calvario, pues luego del examen por el cual había sido remitido, debía regresar al Hospital San Antonio, sin embargo estos se negaban a recibirlo al considerarlo un paciente en estado crítico.

Tras una batalla los familiares de ‘Poncho’ lograron que fuera trasladado a la clínica Esimed de la capital opita, lugar en que lleva cerca de 22 días bajo una condiciones precarias, debido a la falta de insumos en dicho centro médico.

“Hay días que no le han suministrado medicamentos, incluso tuvo un día en que el alimento que él requiere mediante sonda (Nutrición Parenteral) no le fue suministrado”, manifestó un allegado, quien además agregó que “Kevin se encuentra en estado caquéxico con desnutrición crónica, pese a que la nutricionista dejó por escrito el tipo de nutrición que el paciente requiere”

"Cuando llegó a Neiva dependía únicamente de las enfermeras ya que por ser días de fiestas Sampedrinas, ningún médico pasó por la habitación, actualmente Kevin solo está atendido por enfermeras que pasan a mirar, y los especialistas no se acercan a examinarlo, y varias veces nos han dicho que no hay medicamentos en la farmacia; nosotros lo que pedimos como familia es que la EPS Medimás agilice el traslado de Kevin a un centro médico donde se le brinde un servicio de calidad, necesitamos un trato digno, los medicamentos debemos comprarlos nosotros mismos, esta clínica está por cerrar porque ya no tiene insumos para prestar un buen servicio y son irresponsables en sus labores, algunos médicos no atienden porque dicen que no les han pagado el sueldo desde hace más de 4 meses; con esa problemática los más afectados son los pacientes, en nuestro caso Kevin” dicen sus familiares.

“El 8 de julio fue tapada la tráquea para que respirara por sí mismo, y hasta el momento no le han realizado el examen de traqueotomía para poder retirar el conducto, nos tienen de un lado para el otro, como un pimpón y la EPS Medimás, aunque ya autorizó el procedimiento no lo realizaron porque era fin de semana con festivo, no sabemos qué hacer, ya son dos meses, 76 largos días y no vemos resultados que garanticen la salud de nuestro familiar”.

La familia de Kevin solo pide que al joven le den atención domiciliara en la vereda de Guacacallo o en Pitalito, con el fin de poder tenerlo cerca y brindarle lo que necesita, pues de todas formas los medicamentos y necesidades de ‘Ponchito’ las han tenido que suplir ellos, pues la clínica no cuenta con los recursos.

“Queremos que le den la domiciliaria dirigida para el corregimiento de Guacacallo o en últimas a Pitalito; ya no queremos que jueguen más con nosotros, nos dicen que tengamos paciencia, ya nuestra paciencia llegó al límite, porque estamos viviendo el sufrimiento de Kevin, quien es muy joven y ha luchado por mantenerse respirando, aunque eso parece no interesarle a los encargados de velar por la salud de las personas, a esta fecha nosotros consideramos que en casa lo podemos atender mejor, ya que en la clínica no está recibiendo nada ”


publicidad