Una  serie   de   adecuaciones  fueron realizadas   por   el  gobierno  municipal  en la  casona  que   fue  la  sede por  muchos  años  de la   alcaldía  en  Pitalito.

Las barandas  que estaban  podridas  y     generaban   un  amplio   riesgo   para  las personas que   realizan  trámites  en  su interior,   son  cambiadas   con   un  nuevo material.

 El proyeto   fue  coordinado a través  de la   secretaría   general  de la  administración  municipal, previniendo  un  peligro   a  los  ciudadanos que  aún acuden  al  antiguo  edificio  gubernamental.

Asi mismo  se brindan  garantías   a  quienes  acuden   al  recinto del Concejo  municipal, el cual  aún   funciona  en  el  segundo piso   de la  antigua  casona.