Una mujer fue la encargada de drogar al agente Camilo Ojeda. Revelan nuevos e impresionantes detalles del crimen que sacudió a la capital en abril.


Cámaras de seguridad dejaron en evidencia la forma en la que la banda delincuencial, liderada por alias ‘Barbas’, abordó al uniformado para desocuparle sus cuentas bancarias.

Una mujer, quien lo drogó en un centro comercial, fue la encargada de llevarlo hasta un bar en el centro donde estaba ‘Barbas’ y alias ‘la Manicurista’, quien se ocupó de suministrarle escopolamina a través de un trago.

Hacia las dos de la mañana, de ese 8 de abril, ‘Barbas’ y ‘la Manicurista’ sacaron al oficial del lugar y lo subieron a un vehículo particular adscrito a Uber y que era manejado por un hombre conocido con el alias de ‘Sergio’, uno de los primeros detenidos.

Una vez subieron al vehículo recorrieron la ciudad, tanquearon, retiraron dinero de varios cajeros automáticos y, al ver que era policía, lo llevaron hasta una casa en el barrio Santafé, centro de la capital, en donde lo asesinaron.

Alias ‘Pizza’, para las autoridades, fue el encargado de enterrar el cuerpo de Ojeda. Este hombre fue capturado y condenado a 53 años de cárcel.

‘Barbas’, tras conocerse el crimen, emprendió la huida hacía Venezuela, pero nueves meses después agentes de la Interpol lo ubicaron en una casa de un familiar y lo capturaron. ‘La Manicurista’ sigue prófuga de la justicia.