Eduardo Muñoz y su esposa Georgina Pimiento fueron ultimados a machetazos en su finca.

Al parecer, el crimen ocurrió en medio de un asalto el pasado sábado 19 de enero en la noche.

Las autoridades ahora buscan a 3 ciudadanos venezolanos señalados del doble asesinato en la vereda El Hatillo del municipio Ocamonte, departamento de Santander.

Informaó que Eduardo y Georgina, de 65 y 63 respectivamente, hace 2 meses acogieron en su finca cafetera a 4 personas procedentes de Venezuela.





Se trataba de 3 hombres y una mujer a quienes además de techo les dieron trabajo.

Sangrienta noche
Hacia las 8:30 de la noche del pasado sábado Eduardo, Georgina y su hija Viviana Muñoz Pimiento, de 30 años, llegaron a la finca después de asistir una ceremonia cristiana.

Las mujeres se bajaron primero de la camioneta y caminaron hacia la casa.

Eduardo siguió en la camioneta para estacionarla y fue en ese momento cuando fue atacado por los delincuentes.

Después a madre e hija las sometieron dentro de la vivienda.

Viviana le contó a las autoridades que a ella la ataron de pies y manos.

A la misma vez la amenazaron con una arma de fuego y después de la encerraron en una habitación.

Posteriormente, los delincuentes segaron la vida de Georgina y su cadáver lo cubrieron con una sábana.

Viviana Muñoz Pimiento en su declaración precisó que los criminales revolcaron toda la casa por lo menos durante 3 horas.

Según, los investigadores lograron establecer que los sujetos estaban buscando una fuerte suma de dinero.

Al parecer, esa plata era producto de la cosecha de café y de la venta de una una porción de la finca.

Sin embargo, no se ha establecido si lograron llevarse el botín.

Horas después
Las autoridades se enteraron de lo sucedido a las 2:00 de la tarde del domingo.

Cuando Viviana logró desamarrarse y llamar a su familia para contarles lo sucedido.

“Las versiones que tenemos es que esta tragedia fue causada por 3 personas. Se presume que son de origen venezolano que trabajaban en la finca de las víctimas”, indicó el coronel Carlos Cabrera, comandante de la Policía en Santander.


publicidad