Luego de atribuirle a esa guerrilla la responsabilidad del acto terrorista en la Escuela de Cadetes General Santander, el presidente decidió levantar la suspensión de las órdenes de captura contra los líderes del Eln que se encuentran en Cuba, como parte del equipo que desde hace 17 meses sostenía diálogos de paz con el Gobierno.

De esta manera, al pedirle a Cuba hacer efectivas las circulares rojas de la Interpol, la mesa de diálogo deja de existir, y al perder los beneficios que tenían esos 10 miembros, los vuelve a convertir en prófugos de la justicia.

“Hoy les pedimos las capturas de los terroristas que se encuentran en su territorio y entregarlos a las autoridades policiales colombianas”, señaló el presidente.

Iván Duque afirmó que “la paz no puede ser producto del chantaje contra la legalidad” y aseguró también que el Eln ha secuestrado a más de 5.000 ciudadanos en los últimos 23 años, y que hasta el momento no ha entregado ninguna información sobre las 16 personas que todavía tiene secuestradas.

Segundos antes de finalizar su intervención, Duque declaró que “somos conscientes que estas decisiones traen implicaciones y desafíos para toda Colombia”.

Cabe recordar que durante estos 6 meses que lleva como Jefe de Estado, Duque le exigió a ese grupo guerrillero el cese de sus actividades criminales y la entrega de todos los secuestrados, condiciones esenciales para retomar las conversaciones de paz en La Habana que se encontraban suspendidas luego de que se levantara el equipo negociador nombrado durante el gobierno de Juan Manuel Santos.

video: 



publicidad