Actos de violencia y xenofobia se presentaron en la noche de este domingo, donde incluso obligaron a algunos a salir de las residencias donde se quedaban.
Mujeres, niños y hasta ancianos tuvieron que ser protegidos por la misma policía de Ecuador, para evitar una tragedia ante los sucesos de orden público que se presentaron en Ibarra, lugar donde un venezolano asesinó a una joven embarazada de 22 años, relata el diario El Comercio.

La tarde dominical había comenzado pacífica con una marcha para condenar la violencia de género, también por una violación grupal a una mujer de 35 años que nada tenía que ver con venezolanos. Sin embargo, muchos manifestantes cambiaron su discurso y empezaron a gritar en contra de los ciudadanos de Venezuela, publica ese medio.

Sobre las 10:30 p.m. un grupo ingresó a una casa donde se quedan extranjeros y sacaron sus pertenencias y las quemaron en la calle. Además los amenazaron con el cántico: “Si vuelves a matar, te vamos a quemar”, como se ve en uno de los tantos videos publicados en redes sociales.