Una nueva ley que entró en vigor el 1 de enero de 2019 que establece que todo el que quiera comprar una mascota, debe hacerlo proveniente de refugios u otro tipo de organizaciones que rescatan animales y auxilian a los abandonados.
Se trata de la ley AB 485, que específicamente obliga a las tiendas de animales a vender las mascotas, ya sean perros, gatos o conejos, provenientes de este tipo de refugios.




La idea es detener la comercialización de mascotas y promover la adopción de las mismas. Según el diario,   también se busca frenar los criaderos que normalmente no tienen condiciones adecuadas para los animales.

En ese sentido, las tiendas de mascotas deben entregar un documento en el que especifique en qué refugio fue adquirido el animal. Si no lo llega a hacer, le impondrán una multa de 500 dólares, más de 1 millón 500.000 pesos colombianos.