Al menos 100 familias tendrían invadido un predio privado en Acevedo, Huila, esto alegando que no han tenido oportunidades para acceder a subsidios que les permitan acceder a una vivienda propia. Al lugar, llegó el Esmad pero no pudo terminar la diligencia de desalojo por lo que esta continuará hoy.

Una difícil situación de orden público se presentó ayer en el municipio de Acevedo en el sur del Huila, al menos 100 familias invadieron un predio privado, según ellos ante las dificultades que han tenido para acceder a un plan de vivienda con la Administración Municipal.


Desde el pasado 31 de diciembre las familias invasoras, provenientes de varias veredas y barrio de Acevedo se asentaron en un lote de propiedad de la Fundación La Esperanza y el cual es conocido como el Hogar Juvenil.

Al parecer, estas familias llevan un buen tiempo realizando diligencias y papeleo para buscar un subsidio de vivienda a través de la Administración Municipal y no ha podido, a raíz de esto y de otras inconformidades, habrían tomado la decisión de invadir el terreno que inicia en una orilla del río Suaza y finaliza en la quebrada la Tijiñá.

Ante la situación, la alcaldesa de Acevedo, Luz Dey Artunduaga, llegó hasta el lugar de la invasión y sostuvo un diálogo con las personas que invadieron el lote y  firmó una carta de intención en la que se comprometió a buscar ayuda en el tema de vivienda para las personas que realmente lo necesiten y cumplan con los requisitos de ley. “No estoy patrocinando invasiones como lo andan diciendo” manifestó la mandataria.

Además señaló que lamentaba los acontecimientos, “pero eso que se estaba haciendo, no se podía hacer” porque el lote no era del municipio si no de las Juntas de Acción Comunal y la Curia Municipal.

Llegó el Esmad

No obstante, pese al extenso diálogo que sostuvo la alcaldesa con quienes tienen invadido el lote, no fue posible convencerlos de que desalojaran el predio, por lo que fue necesario que se llevara hasta el lugar al Escuadrón Antidisturbios – Esmad, para que efectuara el procedimiento correspondiente para desocupar el lote.

En total llegaron más de 40 efectivos de esta especialidad para atender la  situación pero no fue posible lograr el cometido. Tras el fallido intento de desalojo, las autoridades realizaron un consejo de seguridad en el que buscaron salidas al problema.
Finalmente el desalojo no se pudo realizar, debido a que el propietario del lote no contó con personal y herramientas para tumbar y recoger los cambuches hechos por las familias y además encerrar el lote, ya que cuando se hace un procedimiento de este tipo, debe ser el dueño del lote quien se encargue de esa tarea. A raíz de esto se suspendió la intervención que continuará el día de hoy.

Afectaciones

Según medios de comunicación locales, los gases lacrimógenos y las bombas de aturdimiento, habrían afectado sobre todo a los menores de edad que se encontraban en el lugar. Además, dos personas habrían salido lesionadas en medio de los enfrentamientos, y fueron llevada al hospital de la localidad para se atendidas por los galenos. Hoy continuará la diligencia de desalojo.