El terrible suceso ocurrió este jueves en un apartamento ubicado en el condado de Culpeper, Virginia (Estados Unidos). Las jóvenes vivían juntas desde 2016.
La policía arrestó en el lugar del homicidio a Luisa Ines Tudela Harris, de 21 años, y fue acusada de asesinato en segundo grado, publica el diario Raonoke Times.


La víctima fue identificada como Alexa Cannon, de 20 años y como Cutting, estudiante de la Universidad de Radford, detalla el mismo medio.

De acuerdo con el relato de Raonoke Times, agentes de la policía llegaron a la vivienda el pasado jueves a las 7:45 a.m. después de escuchar al alguien gritando algo relacionado con un cuchillo. En el momento de irrumpir, encontraron a Tudela Harris con sangre en su cuerpo. Al verlos, puso sus manos atrás de la espalda y dijo 
“Arréstenme, la maté”.

Cuando hallaron el cuerpo de Cannon, tenía más de 30 apuñaladas con un cuchillo de cocina y este estaba clavado en la boca de la joven estudiante. Fue declarada muerta en la escena del crimen, indica Raonoke Times.

Más allá de que el caso está solucionado porque la asesina aceptó los cargos, todavía es una incógnita los motivos que la llevaron a cometer el cruel asesinato.

Los compañeros de clase de las 2 jóvenes se han mostrado sorprendidos por este hecho: “Realmente quiero saber cuál fue el motivo detrás de esto. Eran mejores amigas el primer año, y eso fue en 2016. Pensé que todos nos graduaríamos el año que viene”, dijo Shelton Lewis, quien vive solo a unas pocas cuadras de las protagonistas de esta historia, a la televisión WDBJ.

El presidente de la Universidad de Radford Brian Hemphill envió un correo electrónico a todos los estudiantes: “Este es un día difícil para nuestro campus y nuestra comunidad”, según el Roanoke Times.

“Los días y los meses que vienen también serán difíciles. Extendemos nuestras más profundas condolencias, así como nuestros pensamientos y oraciones, a la familia y los seres queridos de nuestras estudiantes”, añadió Hemphill.

“Como todos los Highlander, Alexa tenía una vida plena por delante, una vida preparada para tener un gran impacto en aquellos con los que se habría encontrado, la carrera que perseguía y las comunidades en las que habría vivido”, finalizó el rector, citado por Roanoke