El alza tendrá como destino programas de reciclaje y se cobrará a partir del primero de agosto. 

Las ciudades en donde empezará a aplicar esta norma serán: la capital, Cali, Medellín, San Andrés, Bucaramanga, Barranquilla y Pereira.


Patricia Pinzón, subdirectora de aprovechamiento de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), afirmó que “estos recursos se van a destinar en los municipios que tengan planes de gestión integral de residuos aprobados con proyectos de aprovechamiento con viabilidad. Se van a poder utilizarla para fortalecimiento a programas de recicladores que puedan destinar los recursos en proyectos, bodegas, maquinarias”.


Para el caso de Bogotá, el incremento aproximado en la tarifa de aseo será así:
Estrato 1: $300
Estrato 2: $400
Estrato 3: $500 
Estrato 4: $600 
Estrato 5: $800

Según el decreto, las empresas prestadoras de aseo que tengan planes de manejo de residuos y al menos 200 organizaciones de recicladores serán las directamente beneficiadas con este incentivo que representa el 1% en la tarifa que llega a los hogares.

El Ministerio de Vivienda señala que los organismos de control serán los encargados que velar por que esos recursos no se destinen a otros fines distintos al aprovechamiento de las basuras.