Julio Díaz, Carlos Ramírez y Maswel Joya fueron entregados por el ELN a una comisión humanitaria de la Defensoría del Pueblo e Iglesia católica.

Los hombres estaban en poder de esa guerrilla desde el pasado 11 de enero, cuando esta guerrilla derribó el helicóptero de transporte de valores en Hacarí, Norte de Santander.

El grupo armado reconoció en un comunicado del 16 de enero la responsabilidad de este ataque en el que se apropiaron de más de mil millones de pesos.