Ubicada en la zona veredal de Pondores, La Guajira,  la cooperativa Compazcol marcha con cinco unidades productivas: el ecoturismo, la confección, la agricultura, el abono orgánico y la ebanistería. En ellas tienen participación 120 excombatientes de las Farc, quienes desde octubre de 2017 decidieron unirse para tener un cambio significativo en sus vidas.
La cooperativa nació para dinamizar los distintos proyectos de reincorporación y nuevas iniciativas que estaban sugiriendo muchos excombatientes en  La Guajira. “El sueño de nosotros era salir del conflicto de una manera pacífica  y dialogada, en la que todos pudiéramos trabajar de la mejor forma para hacerle un aporte a la sociedad, además de ayudar a la construcción de un futuro que pertenece a las nuevas generaciones. Ahora se puede trabajar con mayor calma y tranquilidad”. Así lo explica Wilfran Martin, excombatiente de las Farc y representante legal de la cooperativa.
El ecoturismo es una de las propuestas más llamativas que ha tenido la Cooperativa, pues ha hecho que muchos turistas que visitan Fonseca, en La Guajira,  conozcan la historia de la guerra desde la perspectiva de quienes la vivieron en carne propia como actores armados al margen de la ley.
En el recorrido los visitantes encuentran un museo en el que se muestran los uniformes de los ex guerrileros, también se pueden ver retratos de sus compañeros, los implementos que llevaban en sus cargamentos y finalmente,  los visitantes conocen una réplica exacta de uno de los campamentos que tenía las FARC. Todo con el objetivo de entender la guerra desde una mirada completamente diferente.


Diferentes organizaciones –como la Cámara de Comercio, el Sena, el Programa Mundial de Alimentos y La Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias– fueron las encargadas de capacitar a los asociados de esta cooperativa. “De acuerdo a su forma de trabajo y los esquemas productivos que manejaban, a los excombatientientes se les sugirió organizarse de esa manera”, explica María Cristina Núñez de Organizaciones Solidarias.
Muchos de estos excombatientes cuando estaban en las Farc eran sometidos a una vida de guerra, pero ahora que ya son parte de nuevos proyectos de reincorporación han logrado revivir un pasado que estaba escondido por la violencia.



publicidad