Las autoridades de la isla Gran Canaria determinaron que el hombre de 43 años y la mujer de 50 participaron en el asesinato del hombre sin techo, según las distintas pruebas recopiladas.

Investigaciones señalan que la víctima, quien carecía de los miembros inferiores tras sufrir amputación, fue estrangulada y quemada luego de ser rociada con un líquido inflamable en el sitio donde pernoctaba.

También se conoció que el fallecido tenía un proceso pendiente por haber apuñalado a un hombre en 2017, presuntamente el mismo que le habría causado la muerte con ayuda de su pareja el pasado 11 de enero en Maspalomas.

Pasaron apenas dos meses para que el grupo de homicidios determinara, a través de videos y testimonios, que esta pareja podría estar involucrada en el crimen. No obstante, la mujer quedó libre bajo fianza y la mayor parte de la culpa recaería sobre el sujeto, nacido en Turquía y con nacionalidad española que, además, tiene antecedentes penales.

Los investigadores detallaron que el reconocimiento del cuerpo calcinado del habitante de calle fue una tarea mucho más dispendiosa teniendo en cuenta que, además de la acción del fuego, el uso de extintores interfirió en su estado.