La particular historia ocurrió en Medellín y el taxista Álex Fabio Marín está en boca de sus compañeros debido al gesto de honestidad que tuvo con dos mujeres.

Según contó Marín en el Canal Uno, él recogió a una señora y a su hija en el sector de La Alpujarra, que se dirigían para el barrio Manrique.

En el trayecto, dijo, escuchó que sus pasajeras dialogaban sobre un “préstamo” que habían hecho para remodelar su casa, pero cuando llegaron al destino las mujeres se bajaron emocionadas del vehículo, pagaron 11.500 pesos de la carrera y se fueron.

No obstante, por la euforia del momento olvidaron una bolsa negra en la que llevaban el dinero. Cuál sería la sorpresa del taxista al revisar el paquete, cuadras más adelante, y encontrar los 40 millones de pesos del préstamo, de acuerdo con ese medio.

Marín dice que guardó el dinero y que cuando llegó al punto en donde se reúnen sus compañeros les contó de inmediato.

“Era dinero en efectivo. Entonces, les dije a los muchachos. ¿Compañeros, qué hago? Todos, muy honestamente: ‘Álex, entreguemos eso, vaya entréguelo […], y me fui a la casa de la señora a entregarle su dinero”, contó Marín en el noticiero.

El taxista describió, en Caracol Radio, cómo fue ese momento y la reacción que tuvo la dueña del dinero:

“A la señora la encuentro llorando muy nerviosa. Llegué y le pregunté qué le había pasado, llegué como psicólogo. Abrí la gaveta y le dije: ‘Señora, aquí está su plata’”.

Luego de unas palabras de agradecimiento, el taxista aseguró que la pasajera le dio 200.000 pesos como gratificación por devolver el dinero. Además, contó: “Esa señora me cogió a picos en la frente y todo, casi que me dejó con un mico”.

Con este gesto de honradez, Marín se convirtió en el ‘amarillo’ más asediado por sus compañeros ya que le devolvió la felicidad a una familia.
Tomado de Pulzo

publicidad