10 años de prisión domiciliaria deberá cumplir José Luis Púa por el homicidio de Andrés Ortiz cometido a mediados del año pasado, en la estación de la 142.

La sentencia se da luego de que el uniformado firmara un preacuerdo con la Fiscalía, en el que se declara culpable de homicidio, según informó La W

La familia del asesinado estudiante de contaduría no quedó satisfecha con esa condena al considerar que la pena resulta demasiado baja para el crimen que Púa cometió, informó la emisora. Al respecto, el abogado de la víctima criticó a la Fiscalía.

“Es el primer caso de imputación de homicidio doloso agravado por un disparo que recibe un joven estudiante de la Nacional donde la Fiscalía solicita una medida no privativa de la libertad y que, al representante de víctimas, le tocó pedir una medida privativa (…). Es la vida de una persona de la cual estamos hablando, no se trata de un delito financiero o patrimonial”, dijo el representante legal de la familia Ortiz.

La muerte del joven, de apenas 19 años, se produjo el 15 de junio del 2018 cuando saltó la máquina registradora de los pasajes de la estación 142, sobre la Autopista norte de Bogotá, junto a dos amigos, y Púa lo sorprendió.