Pese a que el primer mandatario llegó al territorio, el lugar del encuentro no se acordó. Las comunidades pedían que la reunión se hiciera en la plaza pública y el Gobierno insistió en que esto supondría un riesgo.

Las comunidades indígenas esperaron por seis horas en la plaza pública a que se diera el encuentro con Duque. Cric

No hubo acuerdo para que se pudiera concretar este martes el diálogo entre comunidades indígenas y el presidente Iván Duque en cumplimiento a la concertación que hizo la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, a nombre del Gobierno, con los líderes de la minga nacional indígena. Pese a que el primer mandatario llegó temprano en la mañana a Caldono, Cauca, para acudir al encuentro, no se pudo convenir el lugar de reunión.

Mientras los indígenas pedían que la cita se diera en la plaza pública con todas las comunidades, el Gobierno insistió en que, por razones de seguridad, debía llevarse a cabo en un recinto cerrado. 

El presidente Iván Duque llegó a Caldono, Cauca, pero no se reunió con la Minga social del suroccidente que lo esperaban en la plaza principal para el debate público.
El mandatario dejó la silla vacía.

 El presidente lamentó que no se hubiera valorado el gesto del Estado y que "no se valore la presencia de todas las instituciones y de organismos internacionales para avanzar con ese diálogo".
Aseguró que el Gobierno continuará el diálogo social con todos los colombianos, pero fue enfático en que no aceptará las vías de hecho como mecanismo de presión al Estado y "como mecanismo para lograr su atención y su oído. Este Gobierno rechaza cualquier acto de violencia que busque pasar por encima de los derechos establecidos en la Constitución Nacional". 

"Espero que actos como el de hoy, de rechazar la presencia del Gobierno para tener un diálogo fructífero, sea motivo para que se recapacite; pero aquí no podemos seguir teniendo un Estado a merced de presiones", dijo Duque tras el encuentro fallido.

Por su parte las comunidades manifestaron su inconformismo al no haber logrado un diálogo abierto con el primer mandatario.

Armando Valbuena, vocero de la Organización Indígena Nacional de Colombia, Onic, manifestó que "en Colombia se camina hacia el autoritarismo y la discadura presidencial. Este presidente no reconoce el poder judicial ni el valor legislativo, y hoy jugó a ser víctima y sencillamente se retiró del espacio de debate público al cual se había comprometido en días anteriores".