Autoridades ofrecen un millón de pesos a quién brinde información de los responsables.


El pasado 3 de febero, autoridades de la Corporación Regional de Santander (CAS) y biólogos de la Fundación Neotropical hallaron un cóndor muerto en el sector Los Picos, en la vereda Mortiño del municipio de Cerrito (Santander), el cual no murió a causa de un envenenamiento como inicialmente se creía, sino por tres impactos de bala, según revelaron los recientes informes de necropsia.

La especie había sido trasladada al parque Jaime Duque para realizarle la respectiva necropsia e identificar las causas de su muerte. Sin embargo, aunque los biólogos descubrieron que el animal había sido baleado en tres partes de su cuerpo y que su muerte fue por hambre.

El director de la CAS, Juan Gabriel Álvarez, afirmó que desde la entidad se tenía una hipótesis de que el animal había sido envenenado, “hace dos meses encontramos el cóndor y este fue muerto a través de arma de fuego, los exámenes nos arrojaron que fueron 3 impactos de bala y en su momento esta fue la forma por la cual el animal no se pudo alimentar, y prácticamente la necropsia murió fue por hambre, porque no podía buscar su alimento y a raíz de eso fue la muerte del cóndor”, confirmó el director Álvarez.

Murió fue por hambre, porque no podía buscar su alimento

Desde las entidades protectoras de la fauna en Santander se repudian estos hechos de atentar contra las especies de la región y ofrecen una recompensa de un millón de pesos a quién brinde información de las personas que atentaron contra el cóndor, hace aproximadamente dos meses.

No estamos de acuerdo que nuestra fauna no la estén matando de esta forma y agradecemos a la comunidad que nos pueda dar información de este hecho aberrante y le vamos a dar una recompensa esta persona, porque esto no lo hizo solo una persona, fueron varias”, expresó Juan Gabriel Álvarez.

En octubre del año pasado un grupo de médicos veterinarios y expertos en el cuidado y protección de estas aves pertenecientes al CAF (Centro de Atención de Fauna y Flora CAS) lograron salvar la vida de este cóndor y de otro animal de esta misma especie que habían sido encontrados con síntomas de intoxicación y que tras su recuperación fueron devueltas a su respectivo hábitat.