Jorge Antonio Escobar Betancurt con droga y descargas de energía, sometió a una joven a su voluntad para luego violarla. No solo la accedió con su miembro viril, sino que la agredió con un vibrador. El depravado fue condenado a ocho años de prisión.
Droga, descargas de energía eléctrica, alcohol y hasta aparatos sexuales, utilizó Jorge Antonio Escobar Betancurt para someter y violar a la novia de su amigo, cuando se encontraba solo en su casa en un sector residencial del suroriente de Neiva.

El depravado, terminó siendo condenado a una pena irrisoria de ocho años de prisión luego de llegar a un preacuerdo con la Fiscalía 15 Seccional del Centro Atención Integral Víctimas de Abuso Sexual (Caivas) de la capital huilense.

Escobar Betancurt, de 27 años de edad, fue sentenciado por el delito de acceso carnal o acto sexual abusivo con incapaz de resistir, el cual perpetró en contra de una joven de 18 años. “Admitió haber abusado de la novia de un amigo. La mujer se encontraba bajo una sustancia que no le permitió defenderse”, dijo la Fiscalía.

Torturada y violada

La pesadilla que vivió la joven a manos de Jorge Antonio, comenzó a la 1:30 de la tarde del domingo 13 de mayo de 2018, cuando llegó a la casa de quien supuestamente era su amigo y a quien había conocido a través de la red social Facebook.

“Jorge Antonio la invitó a conocer la casa”, dijo la el Fiscal 15 Seccional en el escrito de acusación contra el joven, al señalar que el sujeto esperó a la joven en el polideportivo del barrio Las Acacias II, de donde salieron hacia la vivienda.

Ya en la casa, él para irse ganando la confianza de la joven, sacó el computador portátil, puso una película, fue a la cocina, le llevó una vaso de gaseosa a la amiga, quien tomó dos sorbos “percibió un sabor extraño a la bebida, le preguntó que le había echado y él le dijo que licor, decidió no tomar más”, señaló el funcionario judicial.
Jorge Antonio comenzó a mostrarle la casa a la joven, fueron al patio, a la habitación del primer piso y subieron al segundo piso donde le mostró la habitación de la abuela donde él le dijo que le diera un beso “como ella se negó se le abalanzó de frente y la besó en la boca a la fuerza”, manifestó el fiscal.

Agregó que le cogió las partes íntimas por encima de la ropa, la empujó sobre la cama e intentó quitarle la ropa “ella trató de defenderse, pero él le ganaba en fuerza y siempre la manoseó”.

La joven asustada, bajó rápido al primer piso le dijo que se quería ir, pero ante la insistencia de él para que no se fuera y la promesa que no le iba hacer nada, se quedó, siguieron el recorrido por la casa, le mostró el baño y llegaron a otra habitación donde el hombre volvió a arremeter contra ella.

Allí, cuando la joven intentó salir de la habitación, Jorge Antonio tomó el cable del cargador del celular “se lo colocó alrededor del cuello, intentó ahogarla, le lastimó la mano izquierda cuando ella intentó quitárselo de encima”, sostuvo el fiscal en la acusación.

El hombre molestó por el forcejeo que le hacía la joven, le gritó que se tenía que dejar por las buenas o las malas, intentó amarrarle las manos con el cable del celular y la empujó  violentamente sobre la cama y continuó tratando de quitarle la ropa. “Como ella se defendía trató de ahorcarla colocándole las manos sobre el cuello, como ella intentaba gritar él se lo impidió tapándole la nariz con las manos, mientras trataba de ahorcarla”, relató el funcionario de la Fiscalía.

La mujer en el forcejeó, logró soltarse de él, corrió hacia la sala donde la alcanzó y la atacó con un aparató eléctrico que se lo puso en el cuello y en la cabeza “le produjo una descarga eléctrica que la dejo sin fuerzas…”.

La joven en estado de indefensión fue llevada a una de las habitaciones de la casa, la sentó en la cama y luego de él llenarse la boca de aguardiente, la obligó con una nueva descarga de energía eléctrica en el cuello abrir la boca para él pasarle la bocanada de licor.

En ese momento y ante la indefensión que se encontraba la joven, Jorge Antonio aprovechó para quitarle la ropa y violarla. “La accedió vaginalmente y analmente…además le introdujo un aparato en forma de pene tanto vía vaginal como anal”, explicó el fiscal en el escrito de acusación.

La joven en medio del mareo que tenía le pedía que no la agrediera más, sin embargo el sujeto continuaba accediéndola  y le hizo tragar dos pastillas para que no quedara embarazada. “Más tarde le hizo tomar otra pastilla y la volvió acceder”, sostuvo el fiscal.

Luego de varios minutos de agresión sexual, alzó a la joven, la llevó al baño y la duchó. “Llevó el celular y le tomó fotos…la llevó a la habitación, la secó, la dejó en la cama… la llevó a la sala y ella se quedó dormida”, relató el ente acusador.

El hombre no contentó con las agresiones sexuales que le hizo a la joven y tomarle fotos en el baño, siguió fotografiándola en la sala y manoseándola y la volvió a llevar a la habitación donde se quedó dormida.

Horas más tarde se despertó y observó a Jorge Antonio con su novio, y se puso a llorar. “Jorge le preguntó si se sentía bien para que se fuera y le dio 4 mil pesos…”.

Cuando la joven salió hacia el baño de la casa llegó la abuela de Jorge Antonio, le preguntó quién era, salió a la calle y llamó a una vecina que ingresó a la vivienda, la joven le contó lo sucedido y de inmediato llamaron a la Policía, que llegó a la residencia y la traslado a la ESE Carmen Emilia Ospina al enterarse de lo sucedido.

Tomado de la Nación 


publicidad