Como presunto responsable de golpear a su expareja y lastimarla con un destornillador causándole graves heridas, Saúl Reyna Bustos fue judicializado por la Fiscalía y cobijado con medida de aseguramiento privativa de la libertad, por el punible de lesiones personales agravadas en hechos ocurridos en Neiva (Huila), en el año 2018.

En audiencias preliminares el procesado no aceptó los cargos que el ente acusador le endilgó ante el Juzgado 10° Penal Municipal, con funciones de control de garantías de esa ciudad.

De acuerdo con el proceso, la víctima llegó a su casa el 29 de julio del año pasado y, mientras abría la puerta, fue sorprendida por el sujeto quien supuestamente la empujó, golpeó y agredió con un destornillador.

La Fiscalía hace pública esta información por razones de interés general.



publicidad