El dinamismo y la fuerza de la juventud se abren camino hacia el Concejo de Pitalito buscando renovar las ideas y el liderazgo político local. Ese sentimiento, que es casi general en el Valle de Laboyos, lo encarna el Ingeniero Industrial Juan David Palomares Valencia en su aspiración de llegar a esa corporación a partir del 1 de enero de 2020.

Su juventud y energía renovadora le ha permitido destacarse en el campo deportivo y cultural a nivel de Pitalito y el departamento toda vez que se ha desempeñado como presidente de la Liga de Ajedrez del Huila, maestro de matemáticas y como miembro de la Fundación Cultural TIERRAVIVA, aunque lo que mayores satisfacciones le ha dado es el trabajo que desde hace 8 años viene cumpliendo con la Fundación Casitas Felices, a través de la cual lleva alegría y felicidad a los niños en navidad.


Como profesional y gestor cultural considera que el ejercicio de la política debe constituirse en una oportunidad para que las comunidades tengan acceso a sus derechos constitucionales y para que los dirigentes puedan cumplir con el deber de servir desde instancias como las corporaciones públicas.

Para él, un concejal o cualquier otro servidor o funcionario público debe ser un enlace o puente entre el estadio y las comunidades, a fin de que los servicios, proyectos y recursos de éste lleguen sin discriminación alguna solucionar las problemáticas que la gente tiene.


Considera urgente que la juventud se haga representar, no solamente con el cambio de figuras en el Concejo, sino que tenga la posibilidad de hacer visibles sus ideas de cambio, sus iniciativas de desarrollo y su nueva visión para, entre todos, iniciar la construcción de futuro.

“Los jóvenes no podemos seguir siendo espectadores pasivos, sino que tenemos que levantarnos unidos para empezar a escribir nuestra propia historia”, afirma.





publicidad