El general (r) Rodolfo Palomino, exdirector de la Policía Nacional, demandó a la Procuraduría y a Radio Cadena Nacional RCN. 


Según Palomino tanto él como su familia fueron "víctimas" por la vinculación que se hizo del general a una supuesta red de prostitución dentro de la Policía, conocida en su momento como la 'comunidad del anillo'. 

La demanda del exdirector de la Policía -en la cual inicialmente está citando a una conciliación prejudicial- busca que se los declare responsables a la Procuraduría y a RCN para que respondan patrimonialmente por "los daños y perjuicios ocasionados". 


Específicamente el general pide para él y para al menos 16 miembros de su familia (entre ellos su esposa, hijos, hermanos y nuera) una indemnización de más de 9.111 millones de pesos por los daños morales e inmateriales que sufrieron Palomino y su núcleo familiar, y por el daño al "honor policial", pues según sus abogados estos señalamientos afectaron su "carrera profesional" en la que llevaba más de 38 años de servicio público. 

También pide en su demanda que tanto la Procuraduría como RCN rindan excusas públicas en medios de comunicación y que, en el evento de que no se llegue a una conciliación, el fallo sea publicado en páginas web y redes sociales por seis meses.


Además reclama que los demandados diseñen manuales de manejo de divulgación de información, que coordinen una misa por los Palomino y su familia, y que otorguen garantías de no repetición. 
Palomino afirma en su millonaria demanda que el Procurador de la época, Alejandro Ordóñez, en una rueda de prensa del 16 de febrero del 2016 aseguró que el general era investigado por tres conductas, entre ellas, por participar y dirigir una red de prostitución al interior de la Policía denominada la "comunidad del anillo". 


Dicen los abogados de Palomino, que el Procurador de la época hizo esa afirmación diciendo que los hechos podían incluso tener incidencia penal al tratarse supuestamente de delitos como proxenetismo, inducción a la prostitución y trata de personas con miembros la Policía Nacional, situación en la que, dijo el entonces Procurador, "habría tenido lugar presuntamente con la ayuda y complicidad de oficiales de la Policía Nacional, incluso, el señor director de la Policía Rodolfo Bautista Palomino López".
 

Esa investigación, según Palomino, se inició partiendo de la información que había circulado en medios de comunicación. En cuanto a la periodista Vicky Dávila, según Palomino, la Radio Cadena Nacional RCN, a la cual ella estaba vinculada como directora de 'La FM', hizo una difusión "masiva y persistente sobre lo que se calificó como hechos irregulares al interior de la Policía Nacional".

Dice la demanda que señalaron a Palomino de "hechos que a la fecha no fueron probados y, que como consecuencia de ello, se generaron los daños y perjuicios que hoy se reclaman".




Palomino también señala a Vicky Dávila de "crear de su imaginación" la etiqueta "comunidad del anillo".
 

El documento de demanda asegura que Palomino estuvo vinculado 38 años en la Policía en los que recibió 110 felicitaciones, carrera que lo llevó a ser nombrado director de la Policía Nacional entre agosto del 2013 hasta febrero del 2016.


Así, señala que las acusaciones en su contra afectaron su honra y buen nombre pues "los colombianos lo identificaban como un funcionario de alta categoría por ser el General de la Policía Nacional, y para antes de la época de los hechos no existían reproches respecto de su actuar dentro de la Institución". 

Los abogados del general afirman que todo comenzó en el 2014, en medio de un proceso disciplinario contra el teniente coronel Reinaldo Alfonso Gómez Bernal, cuando en segunda instancia el despacho del entonces director Rodolfo Palomino le negó la práctica de unas pruebas. Esto llevó a que Gómez afirmara que se estaba iniciando una persecución laboral en su contra.


Según dijo Gómez en su momento, en una reunión que sostuvo con los coroneles Flavio Mesa, Ciro Carvajal y el mayor Jhon Quintero, una de las razones por las cuales era perseguido por Palomino era porque no había aceptado una propuesta sexual en el año 1998 cuando estaba en la escuela de cadetes. 

Palomino asegura en su demanda que Gómez hizo esa afirmación sin pruebas o denuncias, y que la grabación de esa reunión se la suministró a la periodista Vicky Dávila "sin tener soportes, pruebas o tan siquiera indicios de lo que allí se estaba denunciando".
 

El 14 de noviembre del año pasado la Procuraduría General absolvió a Palomino de una investigación disciplinaria que había abierto en el 2015.

En cuanto a la Fiscalía, ese organismo archivó dos procesos en los que lo investigaba primero por constreñimiento a la prostitución, así como otro proceso penal por falsedad en documento público, abuso de autoridad, constreñimiento ilegal, concusión y prevaricato.
 

Es por esto que Palomino asegura que ninguna de las investigaciones en su contra prosperó, y nunca se probó ni judicial ni administrativamente lo que había dicho el coronel Gómez, "denuncia replicada y difundida sin ninguna clase de pruebas y sustento por parte de Radio Cadena Nacional RCN, a través de la emisora La FM".
 

"El comunicado de prensa realizado por el Procurador General de la Nación fue impreciso en la información, lo que llevó a que de alguna forma la sociedad en general, asociando dicha declaración con la noticia anteriormente presentada por RCN a través de Vicky Dávila el día 27 de octubre de 2015, bajo el título 'Escándalo por presiones indebidas en la Policía: coronel denuncia al General Palomino', provocara el menoscabo del buen nombre y honra del General (r) Palomino", asegura la demanda.
 

Tras esa rueda de prensa de la Procuraduría, dice Palomino, "él ya no era más un funcionario público, sino el líder de una red de prostitución homosexual y una persona reprochada por haber sido señalado como un proxeneta al haber sido acusado de inducir a miembros de la Policía a prácticas homosexuales". 




tomado del EL TIEMPO 


publicidad