El hombre de 58 años había purgado su última condena de 35 años en una cárcel en Florencia (Caquetá), departamento de donde es oriundo. Ahora volverá por 33 años más.


Arcadio Trujillo Vidal duró 35 años en prisión tras pagar una sentencia por los delitos de homicidio, hurto y acceso carnal; ahora volvió de nuevo a la cárcel, esta vez para enfrentar a una condena de 33 años y 4 meses de prisión por el homicidio de un menor de 16 años, con quien compartía vivienda en zona rural de Suaza (Huila), y acabó con su vida golpeándolo en la cabeza con un objeto contundente.

Pese a haber pasado más de tres décadas de su vida tras las rejas, meses después de recobrar su libertad, arremetió con sevicia contra la vida del menor A.C.P. el 18 de febrero de este año en la vereda El Tablón del citado municipio, en una finca.

El cuerpo del adolescente fue hallado por las autoridades tendido en su cama, con heridas abiertas en su cabeza.

Horas más tarde se entregó el hoy condenado asumiendo su responsabilidad y desde ese momento se encuentra nuevamente privado de la libertad.

Fue así como Trujillo Vidal celebró un preacuerdo con la Fiscalía a través de un despacho seccional de Garzón, que asumió la investigación. En virtud del mismo, aprobado por el Juzgado 2° Penal del Circuito de ese municipio, se estableció la pena de 400 meses y se le quitó el agravante. La sentencia quedó en firme.

El condenado se encuentra detenido en el Centro Penitenciario Regional de Alta Seguridad de Cómbita en Boyacá.

La Fiscalía hace pública esta información por razones de interés general.

publicidad