13 oct. Gracias a la participación de la Iglesia y con la garantía internacional de la Organización de las Naciones Unidas ONU, se terminó el Paro Nacional en Ecuador, que sumaba ya 12 días. Inmediatamente se instaló una nueva mesa para crear un decreto que reemplace el 883 ‘Paquetazo’, mientras en las calles la gente vuelve a sus casas con la victoria que deja la movilización social, el ejercicio a la protesta.
Según el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador -Conaie-, vocero de 15 nacionalidades y 18 pueblos ecuatorianos, Jaime Vargas: «Las medidas económicas nunca han beneficiado a las comunidades más aledañas de nuestro país.
A nombre del pueblo ecuatoriano, de las mujeres valientes, y de la juventud que en medio de humos gritaban ‘Libertad’, y con lágrimas en los ojos nos decían ‘Hay que seguir caminando’, cumplimos un mandato de nuestro pueblo, por eso venimos acá para buscar la paz de hermanos y hermanas. Ya no queremos más represión desde este momento.
Ni en la Casa de la Cultura, la universidad Católica del Ecuador, ni en la Universidad Salesiana. Así que agradecemos por dejar sin efecto el decreto 883, gracias hermanos por la confianza, somos un Estado plurinacional, viva la paz. Levantamos las vías de hecho en todos nuestro territorios».
Juan Sebastián Roldán, secretario particular del Presidente Lenin Moreno, aseguró que hoy se quedarán en la mesa redactando un nuevo decreto, «porque los subsidios no deben ir a los contrabandistas, de aquí nos levantamos con un nuevo decreto, ese es nuestro compromiso. Tenemos que ceder para ganar».
Y finalmente, Moreno expresó que «el acuerdo ha significado ceder de ambas partes. Poco queda por decir, y en esta última instancia la palabra paz ha sido la más nombrada. Con relación a los pedidos [dimisión de la ministra de Gobierno Paula Romo y del ministro de defensa Oswaldo Jarrín] hay que considerarlos, pero recuerden que no son decisión del Presidente de la República. Inmediatamente, por favor, que se instale la mesa del acuerdo».

publicidad