Luego de una inspección realizada a las instalaciones, se encontraron varias afectaciones que dejó la protesta de las últimas horas en la sede central. La Universidad rechazó este tipo de actos y la intimidación contra los encargados de la seguridad del campus.

Grafitis, extintores robados, y algunos pupitres viejos quemados, son el saldo que dejó la protesta de ayer en la Universidad Surcolombiana. El reporte, es el resultado de un acta levantada, luego de la inspección que se desarrolló este viernes en la mañana, y en la que estuvieron presentes, el Vicerrector Administrativo de la Universidad; el Jefe de Control Interno; personal de seguridad, y una comisión del Consejo Superior Estudiantil de la institución.

Luego de un recorrido por las instalaciones de la sede central, se pudo establecer el impacto y las consecuencias que dejó esta manifestación, que inició como un plantón y terminó en enfrentamiento con las autoridades.

De acuerdo a la inspección realizada, se estableció que los estudiantes pintaron con grafitis, varias de las paredes del bloque de administración, de pasillos de los salones, baños, parqueaderos y demás espacios de la sede central, que el pasado mes de agosto habían sido restauradas por la Administración. Así mismo, una camioneta que presta los servicios diariamente a la granja experimental de la universidad, fue objeto de grafitis por parte de encapuchados, según reporte de los vigilantes.

Rechazo

En ese sentido, las Directivas de la Casa de Estudios se manifestaron en contra de estas acciones, pues afectan los bienes de la institución y genera nuevos gastos en mantenimiento.

Así mismo rechazó la intimidación con bombas molotov caseras con la que los encapuchados, ingresaron a la fuerza al campus y les quitaron las llaves a los celadores. Incluso, en esta situación, fue saqueada una de las garitas de vigilancia, llevándose de ella un extintor y un botiquín. De igual forma, el gabinete del botiquín del bloque de Ingeniería, fue dañado, y se llevaron también el extintor de allí.

Entre tanto, unos pupitres que se encontraban para dar de baja y unos cartones almacenados para reciclaje, fueron quemados durante la manifestación y el enfrentamiento que se realizó en inmediaciones del puente El Tizón.

publicidad