La masacre de indígenas en el Cauca genera alerta en el país, pues en menos de una semana han sido asesinados 16 integrantes de las comunidades indígenas en esta zona. El caso más reciente ocurrió este fin de semana en medio de un atentado al coordinador de la Guardia Indígena.
Este lunes, monseñor Darío Monsalve, obispo de Cali, realizó una caravana humanitaria en el departamento para hablar con las personas y establecer qué está sucediendo en esta zona que tiene al Cauca en medio de sangre y fuego.

"El ambiente que se percibe es altamente tenso y con un dolor enorme, una desconfianza fuerte de las comunidades por la amenaza de una caravana de muerte que pasa a sus anchas y el contraste con una militarización grande de la zona", explicó a La FM monseñor Monsalve.
Para el obispo de Cali causa extrañeza que las vías estén militarizadas y los grupos criminales se muevan como pez en el agua en el departamento.
"Esa zona tiene muchos militares y se perciben los soldados estáticos en las vías, mientras tanto se mueven con toda tranquilidad las personas que están dedicadas a asesinar a los indígenas", agregó.
Frente al rechazo que muestran los indígenas hacia  las Fuerzas Militares, monseñor Monsalve explicó que esto se debe a la omisión de las autoridades con la situación que sufre el departamento.

"La omisión es tan evidente que genera sospechas de vinculación, ellos sienten que hay poderes mafiosos que están manejados por la Policía", puntualizó.
Para los indígenas, el departamento lo manejan el negocio de las drogas y la minería ilegal, por eso quienes se oponen están siendo asesinados.




publicidad