Tras varios meses de análisis, y con el apoyo técnico del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional, el desierto de la Tatacoa (Huila) recibió la certificación Starlight, que lo reconoce como un lugar excelso para la observación y el turismo astronómico.

Este reconocimiento es otorgado por la Fundación Starlight, que ha creado un sistema mediante el cual se acreditan aquellos espacios que poseen una excelente calidad de cielo y que representan un ejemplo de protección y conservación.


"Son escenarios que incorporan la observación del firmamento como parte de su patrimonio natural, paisajístico, cultural o científico y fomentan a su vez el turismo de las estrellas", explica la misma fundación. 

De acuerdo con Starlight, este Sistema se basa en los principios recogidos en la Declaración sobre la Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a la Luz de las Estrellas.


El proceso para lograr la certificación fue liderado por el ministerio de Comercio, Industria y Turismo, con la coordinación de Fontur y la alcaldía del municipio de Villavieja (Huila).



¿Cómo se logró la certificación?





Durante un año, científicos del Observatorio Astronómico Nacional  hicieron varios viajes a tres puntos de la Tatacoa cuando la Luna estaba en su fase nueva: estos lugares fueron: el observatorio, Pachingo y los Mesones. 

En estadías de una semana, los científicos, liderados por el profesor Giovanni Pinzón, midieron la nitidez y transparencia del cielo nocturno, el nivel de turbulencia atmosférica en el entorno cercano, el brillo del cielo a lo largo de la noche, las variaciones de temperatura y humedad relativas y la contaminación lumínica proveniente de Neiva, Ibagué y Bogotá. 

Como resultado, los científicos encontraron que un tercio de las noches en la Tatacoa es despejado y que las mediciones cumplieron con los umbrales requeridos para la certificación. 


"La Tatacoa no tiene el cielo más despejado; sin embargo, encontramos que durante noches despejadas, en ausencia de nubes, el cielo nocturno en la Tatacoa es lo suficientemente oscuro para que se vean más estrellas y estas a su vez son más nítidas en comparación con lo que sucede en ciudades grandes o, incluso, municipios", señalaron desde el OAN.
 

REDACCIÓN CIENCIA
El Tiempo


publicidad