Nuevamente en el Quindío se enciende la polémica por cuenta del templo luciferino ubicado en Quimbaya, luego de que se conociera que el Ministerio del Interior le abrió una investigación por presunto incumplimiento en sus obligaciones financieras y administrativas, por no registrar los actos de inscripción de estatutos y reformas y porque, al parecer, sus actividades se desvían de su objetivo.


El nuevo mandatario de los quindianos, Roberto Jairo Jaramillo, señaló que están revisando la legislación sobre este tema para buscar salidas. ‘’Queremos informarnos bien para tomar las decisiones correctas, pero anticipo que la apertura de la investigación es una decisión de carácter nacional’’, manifestó.

Cabe recordar que el saliente gobernador, Carlos Eduardo Osorio, se declaró impedido desde hace varios años para tomar acciones legales en contra de este templo por su condición de sacerdote de profesión. De ahí que el Gobierno Nacional designó a la directora técnica de Asuntos Religiosos del Ministerio del Interior, Beatriz Lorena Ríos Cuéllar, como gobernadora ad hoc del Quindío para este tema.



El contenido de la resolución 10390, que se expidió en diciembre pasado, ya fue notificado al representante legal de la Asociación Templo Luciferino Semillas de Luz (como aparece registrada en la Cámara de Comercio de Armenia), Héctor Londoño, quien se hace llamar Víctor Damián Rozo.

Luego de la notificación, el representante legal tiene cinco días hábiles para presentar descargos y solicitar pruebas. Luego, la Gobernación del Quindío deberá proferir un fallo final sobre este templo localizado en la vereda Aguacatal.



El alcalde saliente de Quimbaya, Jaime Andrés Pérez, quien en 2017 le impuso una multa de 206 millones de pesos por levantar esta construcción sin los permisos necesarios, afirmó: ‘’Estamos por reunirnos con el gobernador Roberto Jairo para revisar y analizar cómo se seguirá avanzando en este tema y cuál será el fallo que se dará más adelante sobre este sitio’’.

Por su parte, Víctor Damián Rozo aseguró en un medio local que esta resolución no cambia su situación.

‘’Yo quería darle un piso legal a la Asociación, pero esto no cambia las cosas, a mí nadie me puede impedir que yo entre al templo que está dentro de mi propiedad, o que entre con 20 o 30 personas para hablar de Lucifer, realmente con resolución o sin resolución yo estoy en mi doctrina y esto no va a hacer que mis seguidores y que los que creen en Lucifer dejen de ir al templo’’, señaló.


publicidad