La Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México confirmó en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter que junto con la Policía de Investigación logró determinar la identidad de la presunta responsable de sustraer a la menor del centro escolar, además de ubicar un domicilio de la alcaldía de Xochimilco, donde pudo haber estado la mujer con la menor.
La dependencia informó que las autoridades llegaron a revisar este domicilio situado en la colonia San Felipe, Xochimilco, donde encontrado la ropa que usaba la mujer cuando se llevó a la niña y algunos cinchos de plástico con sangre.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de 2 millones de pesos (107.642 dólares) a quien aporte información para localizar a la mujer, que tiene entre 42 y 45 años de edad, con una estatura de entre 1,55 y 1,60 metros.
Alrededor de 15.000 volantes con un retrato robot de la sospechosa fueron distribuidos en las estaciones del metro y en la comunidad de Tulyehualco para que las personas puedan brindar información sobre esta persona.

Además, la fiscal capitalina, Ernestina Godoy, confirmó que la necropsia revelaba abuso sexual.
La última vez que se vio con vida a la niña de 7 años fue el pasado 11 de febrero. Cuando su madre llegó 20 minutos tarde a recogerla al colegio, ya se la había llevado la mujer que identificaron las autoridades.
La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México investiga el caso de Fátima como un feminicidio y se mantienen abiertas indagatorias sobre la posible omisión de responsabilidad de funcionarios que pudieron haber incurrido en negligencia.
Cientos de vecinos llegaron a la casa de la niña para participar en su sepelio, que comenzó con una misa de cuerpo presente para continuar con la exhumación en un cementerio cercano.
El cortejo fúnebre comenzó tras la misa acompañado de mariachis y globos blancos y se paró un momento ante la fachada de la escuela, donde varias personas gritaron consignas contra la maestra que dejó salir a la niña sin su madre.
El crimen contra la menor se conoció en plena ola de indignación por el asesinato de Ingrid Escamilla hace unos diez días, quien fue descuartizada por su pareja, el cual desencadenó tensas movilizaciones en la capital.

publicidad