Madre y abuela fueron detenidas por quemar las manos de un niño en una estufa encendida.
Por la supuesta perdida de unas monedas las dos mujeres decidieron castigar salvajemente a el menor, según la victima la madre le tapaba la boca mientras que su abuela le ponía las manos sobre los fogones.


El padre del niño fue quien coloco la denuncia luego de ser avisado por el plantel educativo donde estudia su hijo, “El niño no quería decir. La profesora le preguntaba qué le había pasado en las manitos y el niño decía que se había caído, que él mismo había cogido las parrillas y se había quemado. Él no quería decir nada hasta que yo llegué y ya me confesó que en realidad le habían quemado las manitos”, reveló el papá.



Las dos mujeres fueron enviadas a la cárcel por los delitos de tortura agravada y lesiones personales agravado, aunque no aceptaron cargos.




publicidad