Pese a que quedó en libertad, la Policía de Montería anunció el inicio de una investigación disciplinaria para establecer las circunstancias de la captura del patrullero, quien supuestamente fue sorprendido robando.

Con total hermetismo se realizó en Montería el procedimiento de judicialización del patrullero de la Policía Metropolitana, identificado de manera preliminar como Félix Enrique Hernández, quien presuntamente fue detenido cuando trataba de robar la suma de 153 mil pesos, representados en productos de aseo y máquinas de afeitar en un almacén de Montería.

El procedimiento de captura se llevó a cabo en las horas de la tarde del sábado 29 de febrero, en el interior del local comercial, ubicado en la calle 27 con avenida circunvalar en la capital cordobesa.

El comandante de la Policía Metropolitana, coronel Wilson Armel Argumedo, informó que “con relación a los hechos acaecidos el día 29 de febrero 2020, con un miembro activo de la Policía Nacional adscrito a la estación Cereté; inicialmente se conoce por medio del personal de seguridad del almacén Olímpica SAO donde al parecer este uniformado intentó sustraer unos elementos sin cancelar”.

El comandante Argumedo Ramírez indicó que una vez llegan las unidades policiales se recibe de manera verbal el incidente e inmediatamente se realizan los actos de captura en flagrancia y se procede a su judicialización ante la Fiscalía.

“Iniciados los actos urgentes dentro del órgano judicial y evaluado el caso, la Fiscalía decreta la libertad del servidor público toda vez que no encuentran méritos para imputarle cargos atendiendo a los factores de cuantía, principio de buena fe y la figura de la atipicidad de la conducta punible”, aseguró el alto oficial.

El coronel Wilson Armel Argumedo indicó además que “por parte de este Comando, una vez conocido el hecho se ordenó de manera inmediata aperturar una investigación disciplinaria dentro del debido proceso para que se aclaren las circunstancias de tiempo, modo y lugar”.

Según el reporte preliminar, entre los elementos que supuestamente se le habrían decomisado al patrullero Hernández figuran 4 jabones; 3 cremas dentales; un shampoo, dos colonias, un desodorante y cinco máquinas de afeitar, todos los elementos avaluados en 153 mil pesos.

publicidad